¿Qué tanto influye el nivel de dureza del agua en los procesos de
las tintorerías y lavanderías, y cuál es el rol de los secuestrantes
y los protectores de cierres?

La búsqueda constante de la eficiencia y calidad en los procesos de lavado y teñido es esencial en el campo de la industria textil. Sin embargo, uno de los factores cruciales que a menudo se pasa por alto es la calidad del agua utilizada en estos procesos. En este artículo, exploraremos cómo el nivel de dureza del agua puede tener un impacto significativo en las operaciones de lavado, acabado de prendas y teñido de insumos textiles en estas empresas.

Así mismo tendremos en cuenta los secuestrantes y los protectores de cierres, los cuáles desempeñan un importante papel en el cuidado de las prendas textiles, considerando que tanto los unos como los otros son necesarios para garantizar la calidad del producto final.

El impacto de la dureza del agua en procesos de lavado textil

La dureza del agua se define como la concentración de minerales, principalmente de sales de calcio y magnesio, que puede variar según la ubicación geográfica y las fuentes de suministro. El agua sin tratamientos químicos suele ser más dura.
Algunas regiones con agua dura (como Cúcuta, Barranquilla o Cali) presentan un mayor contenido de minerales, lo que puede dificultar el proceso de lavado y teñido de textiles, que en gran medida dependen de la calidad del agua para obtener buenos resultados.

Si tenemos en cuenta que las lavanderías y tintorerías trabajan con agua del acueducto o con aguas subterráneas (de pozo), debemos entender que eso da lugar a diferencias significativas en cuanto a la dureza del agua, lo que redunda en el proceso de lavado. Estos minerales presentes en el agua interfieren en los procesos textiles al formar incrustaciones y depósitos en superficies y equipos, e incluso pueden afectar la reproducibilidad de los procesos de blanqueo y las tinturas al interactuar con las moléculas de los colorantes y con otros productos químicos generando cambios considerables.

Una investigación realizada por Jesús Córdoba y Norelis Díaz de la Universidad Central de Venezuela destaca cómo la calidad del agua puede tener un impacto significativo en la eficiencia de los procesos de acabado textil. Su trabajo Influencia de la dureza del agua en los procesos de acabado de la industria textil, nos advierte que la concentración de iones de calcio y magnesio puede generar problemas de amarillamiento en los blanqueos o problemas de solidez en las telas teñidas, lo que demanda la necesidad de una mayor cantidad de productos químicos para la limpieza. Por otra parte, destacan cómo la utilización de secuestrantes disminuye los reprocesos y conduce a una disminución significativa en los costos de operación y a un aumento en la vida útil de los equipos, pues evita la acumulación de sedimentos de sales minerales.

En la siguiente la tabla nos muestran los valores de la dureza adecuados en los procesos de tintura:

De esta investigación se concluye que la dureza del agua más apropiada para una gran variedad de procesos de tintura es de 40 mg/l.

Secuestrantes: Aliados contra la dureza del agua

Los secuestrantes​ (también conocidos como quelantes) son compuestos químicos diseñados para reducir la dureza del agua. Tienen la capacidad de unirse a los iones de los metales formando complejos estables que actúan ligando los iones de calcio y magnesio en el agua, evitando así que reaccionen con otros compuestos. Al agregar secuestrantes​ al agua utilizada en los procesos de limpieza, se evita la formación de incrustaciones y se garantiza un rendimiento óptimo. Esto se traduce en una reducción de los costos operativos, una mayor durabilidad de los equipos, mejor calidad en la limpieza y, por supuesto, mejores resultados en los procesos de lavado textil y blanqueamiento de prendas. Secuestrantes como el Nearchel S14​. y Nearshel S30 son ideales en los procesos de lavado textil; además, tienen la ventaja de funcionar también como secuestrantes de hierro.

La importancia de los protectores de cierres en la industria textil

Los protectores de cierre son químicos que se usan como inhibidores de la corrosión; pueden usarse en los lavados, blanqueos y teñidos; su importancia se encuentra en la protección de los componentes metálicos de las prendas como los botones, las cremalleras u otro tipo de accesorios, evitando su oxidación.

Protectores como el BTA (Benzotriazol) actúan previniendo reacciones superficiales indeseables para el cobre, el hierro y para otros metales (exceptuando la plata), formando, por combinación química, una capa de un complejo entre el metal y el Benzotriazol.

Te recomendamos el uso de Nearchel NCH, que tiene como parte activa el BTA y que funciona muy bien como protector de cierre, previniendo las manchas y manteniendo la integridad de los metales.

Para resumir

El nivel de dureza del agua tiene un impacto significativo en las empresas de acabado textil, pues la acumulación de minerales puede afectar la eficiencia y la calidad en los procesos de limpieza. Las investigaciones han respaldado la importancia de los secuestrantes en la industria de lavado, demostrando que su uso puede mejorar significativamente la eficiencia y la rentabilidad de las empresas.

Así mismo, el uso de los protectores de cierres y partes metálicas juegan un papel muy importante en los procesos de acabado textil para preservar la calidad y durabilidad de las prendas confeccionadas, pues evitan que se genere corrosión en los elementos metálicos como los botones y las cremalleras.

Es importante saber diferenciar la función de los secuestrantes y la función de los protectores de cierre para saber cómo y cuándo usarlos eficientemente en los diferentes procesos de la industria textil.

Por último, es crucial que las empresas de acabado textil tengan en cuenta la calidad del agua que utilizan. La aplicación de secuestrantes y el uso de protectores de cierres es fundamental para el éxito de sus operaciones.

0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda